Para amar necesitas amarte

 

Amar es imposible si no estás en armonía contigo mismo.

Amar a otro es imposible si no eres capaz de amarte a ti mismo.

Cuando no te amas, solamente exiges amor a los demás, siendo incapaz de entregarlo tú.

Para recibir amor tienes que amarte, respetarte, quererte, valorarte… saber que eres la máxima expresión de ti mismo.

Que no tienes necesidad de que nadie te controle para: decirte quien eres, lo que haces y lo que vales.

Ámate a ti mismo desde la serenidad del Ser, desde la aceptación y el amor hacia todos esos valores demostrables y no demostrables.

Siente que eres la misma Esencia Divina y que, desde ahí no necesitas nada más.

Desde ese espacio puedes expandir para que los demás sientan que si tú estás a gusto contigo mismo, ellos también lo pueden conseguir.

No les demuestres tu valía, simplemente valórate tú y transmite desde ahí.

Hay entregas innecesarias que se perciben, que se dan para que se valoren.

Hay entregas necesarias que no se perciben, que simplemente se emanan en forma de energía, y esas son necesarias cuando vienen de amor, de la sinceridad y honestidad.

Siente que no hay relevancia en todo lo que haces, pero que en ti todo va dejando una señal, una marca que irán haciendo de ti mejor persona.

Pero hazlo para ti, porque esas marcas solo tú puedes contarlas, y permite que los demás te entreguen su amor voluntariamente, gratuitamente y no porque tú lo pidas con un coste elevado de obligaciones.

Si tú te amas amarás a los demás sin necesidad de nada a cambio.

 

Meditación canalizada por María del Mar Rodilla

Maestra de Registros Akáshicos

 

Deja un comentario

×

Powered by WhatsApp Chat

× ¿Cómo puedo ayudarte?